miércoles, 30 de abril de 2014

OBSERVACIÓN DE LAS ORUGAS

Las orugas siguen comiendo y comiendo, y creciendo y creciendo. Les dije a los niños que cuando estuvieran gorditas las podríamos coger en la mano, pues a las orugas bebes las podemos hacer daño.
Hemos estado mirándolas y remirandolas, viendo si tienen ojos o no, su boca, que tienen pequeñas patitas....
A veces se ponen con la cabeza y medio cuerpo erguido. Eso lo hacen cuando buscan comida con su olfato, que es lo único con lo que se guían.

He cogido a una oruga y la he puesto en mi mano, y casualmente venía con una oruga recién nacida, (pues he dejado el cartón con los huevos del año pasado y siguen naciendo orugas todos los días).

Ha sido muy bonito ver la comparación de los tamaños, la recién nacida y la otra que tiene unos 20 días.


Luego, el niño o niña que quería, podía ponerla en su mano para mirarla más de cerca. (Tranquilos papis que son inofensivas y limpias). ¡Sus caritas lo dicen todo!
Les ha encantado la experiencia, que le hiciera cosquillitas en la mano, que caminaran buscando morera...
Sobre todo se trata de trasmitirles el amor a la naturaleza y los animales, les insisto en no matar ningún bichito, sino "dejarlos libres con su mamá", desarrollar la observación y la experimentación, y también quitar prejuicios de miedo o asco a los animales.



3 comentarios:

  1. ¡Qué experiencia más interesante y motivadora! ¡Cómo han engordado...! Seguro que pronto vemos los capullos..... qué emocionante...

    ResponderEliminar
  2. Que chulas!!! El otro día vimos el proceso en un episodio de Ben y Holly...que oportuno

    ResponderEliminar
  3. Claro que son inofensivas...y hasta bonitas. Je je. Me gusta que también en el cole conozcan y entiendan a los animales!!!

    ResponderEliminar